domingo, 10 de agosto de 2014

A manera de despedida...




Allí estaba yo de nuevo.

En la casa de mis padres. En mi casa. En la casa de mi infancia y juventud.

Me descubrí agarrando el portón del frente con mis dos manos y mi cabeza metida entre los brazos mirando al suelo.

Ese portón y esas rejas que por muchos años fueron color naranja, así también lo eran en mi sueño.

Mirando el suelo pensaba... Sip. Tengo que enfrentarme a ello. Debo decírselo. Hay que cerrar esa página.


Me di media vuelta y me preparé a entrar a casa. Ya sabía lo que vendría.

Allí estaba mi padre. Sempiternamente sentado en la mesa del comedor. Comía vivazmente algo. No recuerdo que era, pero seguramente era muy sabroso y con muchas especias.

Me saludó como siempre:

- Qué fue mijo!... ¿Como estaís?

Y siguió comiendo.

Miré a mi hermana que estaba de pie a su lado que me miraba con cara de tristeza y haciendo un leve gesto negativo con la cabeza. Gesto que yo entendí perfectamente. Sabía que me decía algo como: - Aun no lo sabe!

Asentí con la cabeza.

Me acerqué a él. Tomé una silla y me senté a su lado en la mesa.

Me volvió a preguntar:

- ¿Como está todo por allá?... ¿yo? ¡Me siento muy bien!

Allí comenzó el pesado dialogo.

- Papi, debo decirte algo.

- Venga. Dime. -me dijo con curiosidad-

- Ehh, no sé como decírtelo -me costaba encontrar palabras adecuadas- No estás vivo. 

- ¿Cómo? -Me interrogó por enésima vez con cara de confusión-

- Sip. ¿Recuerdas que estabas muy enfermo? ¿Recuerdas lo mucho que te costaba respirar?

- Ahh si... cierto. Verdad es.

- Inclusive te llevamos varias veces al hospital con ataques respiratorios. No podías respirar. Era bastante serio lo que tenías. Solo un pequeño porcentaje de tus pulmones funcionaban.

- Si, claro. Lo recuerdo. Tenía que hacerme terapias respiratorias a cada rato y tomar muchas medicinas.

- Sip. Y bueno, en diciembre pasado tuviste un ataque... te llevamos al hospital y no sobreviviste.... Lo siento.

Me miró en silencio y bajando levemente la cabeza. Parecía estarlo comprendiendo

- ¿Recuerdas que perdiste el sentido y de repente despertaste en el hospital sin recordar nada?

- Si. Lo recuerdo.

- Pues después de eso. Estabas en cama y mientras dormías dejaste de respirar. Sin ningún tipo de dolor... te fuiste.

- Entiendo

Le dije rápidamente:

- Es por eso que te sientes tan bien ahora. ¡Fíjate lo que comes! Algo rico y con sal y especias. Eso no lo podías comer antes y siempre te quejabas de eso.

- Cierto.

- Y también... ¿No has notado como respiras? ¡Perfectamente!...

- Ajá. Y no me dan ataques de tos.

- Además, levántate para mostrarte algo -lo tomé del brazo e hice que se incorporase a mi lado- ¿Ves? Eres más alto que yo, y nunca lo fuiste. Casi llegas al techo. Y no estás tan delgado como siempre eras.

En efecto. Al levantarse, la calva de mi padre casi rozaba la bombilla de la cocina.

- Si. Y también puedo caminar perfectamente y sin cansarme -Dijo dando unos pasos- la verdad no me había dado cuenta de esto.

- Es lo que te digo. Lamento mucho el que te enterases de esta manera. Pero ya no estás aquí.

Mi padre siempre fue una persona de pocas palabras; y parece que comprendió la situación inmediatamente.

- Tienes toda la razón. Estaba confundido; pero ya estoy claro. Los quiero mucho a todos ustedes pero debo irme y no regresar.

Mi hermana, que estaba cerca, soltó unas lágrimas de tristeza pero a la vez de alivio.

No hubo abrazos de despedida ni nada. Tan práctico como había sido toda su vida, simplemente se dio media vuelta y salió por la puerta de la sala.

Yo, ya un poco más tranquilo sabiendo que mi padre tenía conocimiento de la situación, de repente caí en cuenta que no pude abrazarlo ni decirle cuanto lo quería y agradecerle todo que en vida me dio. 

Salí corriendo a hacer eso, pero tontamente (y no sé por qué) en lugar de seguirlo por la sala por donde se marchó; di la vuelta por el patio para salir al frente por un pasillo que se encuentra al lado de la casa. En ese pasillo se encuentra “Clifford” el perro, que me hizo perder unos segundos preciosos intentando saludarme y lamerme.

Al final llegué al mismo portón donde comenzó esta corta aventura onírica. Asomé la cabeza al frente y miré a ambos lados de la vereda.

Nada.

Ahí me di cuenta que nunca mas volvería a ver a mi padre. 

Y como al inicio... volví a meter la cabeza entre mis brazos que sostenían las rejas del portón... lamentándolo todo. 

Lamentando que nunca volveré a hablar con mis padres.

Lamentando que toda mi infancia y juventud se fueron para siempre con la partida de ellos.

Lamentando el no poder haberme despedido de ambos.

Lamentando que ya esa casa, donde transcurrieron los mejores años de mi vida, ya no tenía nada para mi.

Levanté la mirada del suelo y miré la puerta de la sala.

Ya no entraría a despedirme de mi hermana y mis sobrinos. No tenía sentido. 

Salí hacia la acera a continuar mi vida... tomando rumbo a la derecha donde por años pasé para enfrentarme al resto del mundo y dejar detrás la seguridad y consuelo que deja tu hogar y tus padres.

Me esperaba una vida diferente por delante. A partir de allí, las cosas nunca serían iguales.

Y extrañamente estaba seguro de que al girar a la derecha tomé un camino diferente al que tomó mi padre instantes antes. 




___________



Esta historia, basada en un sueño que tuve, está dedicada a mi señor padre: Noé Salvador Molina Santiago, que falleció el 12 de Diciembre de 2013.



Noé Molina
(1943-2013)

(Fotografía de la última vez que vi a mi padre, 
segundos antes de despedirnos porque yo saldría de viaje. 
En ese momento esperábamos el taxi que me llevaría al aeropuerto)
Septiembre 2013.

________


Ver:



jueves, 20 de diciembre de 2012

Cosmos, un viaje personal

Navegando por internet, me he dado cuenta de que hoy se cumple el aniversario de la muerte de uno de los más famosos y grandes divulgadores científicos del pasado siglo XX: Carl Sagan. Los más jóvenes es bastante probable que ni le conozcan y que sepan más de la vida de los protas de Gandia Shore y sub-productos similares que no sobre este señor, nacido en Nueva York en 1934 y fallecido en Seatte en 1996 hace hoy precisamente 16 años. Aquellos que ya tenemos una edad le recordaremos por siempre por, entre otras cosas, ser el conductor de la serie Cosmos, serie documental que, a principios de los años 80, divulgó la ciencia como pocos lo habían hecho hasta la fecha. Este programa llegó a cientos de millones de personas en todo el mundo durante su emisión, y sus posteriores redifusiones hicieron que fuera una de las caras televisivas más famosas del mundo. Yo le conocí (televisivamente hablando, por supuesto) a finales de los años 80, cuando su programa Cosmos era emitido por Televisión Española, la única televisión disponible en aquella época. Aunque no consiguió que me convirtiera en científico, sí que consiguió que me interesara, aunque fuese mínimamente, por la ciencia. Igualmente, me juego una bolsa de pipas de las gordas a que esta serie consiguió que no pocas personas se interesaran realmente por la ciencia y los viajes espaciales, cosas que eran abordados en cada capítulo de una manera amena y didáctica.

Es obvio que, visto con la perspectiva del tiempo, aquella serie nos parezca bastante antigua. Y ciertamente lo es, ya que estamos hablando del año 1980, cuando todavía no se habían descubierto un buen número de elementos que hoy están en la Tabla Periódica, cuando todavía no existía internet y los ordenadores eran unas máquinas de un tamaño gigantesco, eso por no hablar de que la mera existencia de los ordenadores personales era casi irrisoria (Apple había comenzado a comercializarlos menos de un lustro antes y no conocerían el éxito hasta que IBM no sacó el suyo al mercado poco después). Tampoco existían los modernos gráficos creados por ordenador a los que los modernos documentales científicos nos tienen tan acostumbrados, pero gracias a Sagan, muchos comenzamos a hacernos una idea de lo grande que era el universo y de que nuestro planeta es simplemente un punto azul dentro de un gigantesco enjambre de estrellas dispersadas en un espacio del cual es imposible hacerse una idea de lo grande que puede llegar a ser. También escuchamos por primera vez cosas como las leyes naturales, las cuales son las que rigen todo a nuestro alrededor.


Y es que, en una época en la que no existía internet y muchos menos cosas como la Wikipedia, esta clase de programas eran una buena herramienta para conocer el mundo que nos rodeaba, y aunque la ciencia y la tecnología no estaban tan avanzadas como lo están ahora, era una buena manera de comenzar a no creernos el centro del universo y colocarlos en el punto correcto, que no es otro que, en el caso de nuestra galaxia, en uno de los rincones más alejados del centro. También descubrimos, como ya dije anteriormente, que solamente somos un pequeño punto ubicado a saber en qué punto de un universo tan vasto que sería imposible imaginárselo.


viernes, 26 de octubre de 2012

Top 5 de mis Series de Tv Dramáticas ya Finalizadas.





Las series de Televisión son maravillosas.

Es como ver una buena película durante años. Esa sensación de esperar que ocurre de capitulo en capitulo, los finales de temporadas, la inclusión de nuevos personajes, los finales, etc... todo esto hace que las series sean uno de mis hobbies favoritos.

A continuación expongo mis 5 series dramáticas preferidas. En este caso serán series ya finalizadas.



5)

Damages.



Hace poco más de un mes cuando esta serie llego a su fin. 5 temporadas y la magistral actuación de una actriz que se ha consagrado en casi todo (le falta el Oscar) Glenn Close.

Es una serie extraña; una serie de abogados donde nunca van al típico juicio y las guerras en el estrado. Es mas bien la lucha entre una veterana, exitosa y fría abogada Patty Hewes (Close) y su discípula y después rival colega Ellen Parsons (Rose Byrne)

Pero lo más interesante es la estructura narrativa de la serie: comienza desde el final y mientras avanza en presente y futuro chocan al final de cada temporada. La primera temporada cuando se conoció este sistema fue altamente alabado por la critica, y por mi parte, me parece una de las mejores temporadas de serie alguna.

Fueron 5 temporadas y cada temporada trataba de un caso específico. Incluidos los escándalo de estafa de Bernie Madoff y el reciente de Julián Assenge y las filtraciones en Internet.

Lo mejor:

- La estructura y narración de la serie.

- La compleja y enrevesada trama llena de traiciones y apariencias.

- Los temas de actualidad.

- El no ser una típica serie de abogados.

- Actores secundarios excelentes.

- La actuación de Glenn Close (que le ha merecido un par de Emmys)

______________________________

4)

The Sopranos.



Durante 6 temporadas esta serie nos adentró en la vida y cotidianidad de Tony Soprano... padre de familia, amante de los animales y jefe de la mafia de New Jersey.

Ya en el piloto vemos que el gangster asiste a una sesión de terapia con una psicóloga (a quien le oculta su profesión) porque sufre desmayos ocasionales y en el mundo de la mafia esto es imperdonable.

A pesar de los asesinatos a sangre fría, los crímenes, la impunidad... es imposible dejar de simpatizar con Tony, un tipo que mató cara a cara a su mejor amigo completamente desarmado... pero que llora porque unos patos no han regresado a su estanque.

Una serie profunda, fría, reveladora e impactante que al ser transmitida por cable (HBO) no escatima en sangre, violencia y sexo.

¿Las actuaciones? De las mejores. James Gandolfini 3 Emmys, Edie Falco 3 Emmys, Lorraine Bracco, Michael Imperioli, Drea de Matteo, Dominic Chianese y tantos más.

Y claro... el final.

Se puede decir que los minutos finales de la serie son de los más impactantes e inesperados de toda la historia de la televisión. Yo en lo particular quede frío y con la boca abierta.

The Sopranos se ha colocado en todos los rankings y mediciones como una de las mejores series de todos los tiempos. Cosa que comparto completamente.

Lo mejor:

- La crudeza de la historia.

- El "honor" entre los mafiosos y la imposibilidad de eliminar a los traidores.

- Las actuaciones. Todas sin duda son espectaculares.

- La impresionante banda sonora.

- El final.

_______________________________

3)

The Wire.



Casi toda la crítica especializada coloca a "The Wire" como la mejor serie de todos los tiempos. Y razones no le falta.

Es una serie sencilla, sin muchas aspiraciones ni tramas complicadas: La delincuencia en la ciudad de Baltimore.

La serie se basa en los agentes de la policia que intervienen teléfonos y llamadas para obtener evidencia contra los malos. Se ve sencillo... ¿no?

Pues no, la serie nos adentra en las verdades y realidades tanto de los que se encargan de repartir justicia como de los delincuentes que caen ante ella.

5 temporadas con cada una con una temática diferente... nos muestran el lado oscuro, duro e interesante de las calles.

Y... siempre que se habla de "The Wire " hay que hablar de un personaje que ya es leyenda en la historia de la tv: Omar Little (interpretado por Michael K. Williams) un asesino de color y homosexual que se supo ganar de forma merecida la admiración y simpatía de quienes disfrutamos de esta serie... inclusive el mismo Barak Obama dijo que para el era el mejor personaje que había visto en la televisión.

The Wire no gano premios, no tenía un gran rating ni grandes audiencias, ni tuvo actores destacados o famosos... pero la critica la ha calificado literalmente como una obra maestra.

Lo mejor:

- La impactante realidad de las calles de Baltimore que podría ser cualquier otra ciudad del mundo.

- La visión interna de esos "delincuentes", su punto de vista.

- Las poca publicidad y su sencillez.

- Omar Little... solo por esta actuación hay que ver la serie.

___________________________

2)

Six Feet Under



No hay palabras como describir a "Six Feet Under "

En pocas palabras es simplemente la historia de la familia Fischer quienes regentan una funeraria.

Sin embargo, y contrariamente a lo que se piensa, esta serie no trata sobre "la muerte", sino sobre la vida; sobre lo difícil y abstracto que es vivir rodeado de muerte y cadáveres.; y las relaciones de quienes conviven y trabaja alrededor de ellos.

Es una serie pausada, reflexiva, con una interesante estructura: cada episodio comienza con la muerte de alguien quien casi siempre pasa a ser "clientes" de la funeraria de los Fischer. A través de sus 5 temporadas nos adentramos en temas polémico como la muerte, la homosexualidad, la drogadicción, las enfermedades mentales como la bipolaridad o la adición al sexo. Una serie difícil; difícil trama y difícil de ver.

¿Los personajes? Aunque son muy pocos, han marcado un hito en la historia de la televisión. Quizá las mejores actuaciones de toda la historia de la televisión. Un cast realmente impresionante.

Y claro, no podemos dejar de mencionar lo que para la crítica y para mí en lo personal es el mejor final de serie de todos los tiempos. Esos 6-7 minutos del capitulo final es simplemente "magia y arte".

Lo mejor:

- La mórbida temática de la muerte y el trabajo en una funeraria.

- Lo increíblemente reflexiva e inspiradora de la serie.

- Las actuaciones.

- La "intro" de cada capitulo. Una obra de arte.

- La fotografía.

- Y sin duda... el final.

__________________________

1)

The Shield.



Amigo lector.... no hay una serie mejor que esta.

Quizá la mejor descripción de esta serie es el montarse en una montaña rusa en el primer capitulo y no bajarse hasta el ultimo. Quedando uno mareado, impactado e impresionado por el dinámico viaje.

Y es que con cada temporada que culmina uno suele pensar: "la siguiente no puede ser mejor"... y la supera con creces.

La trama es más bien sencilla. Las acciones contra el crimen en el ficticio condado de Fargmington en California. Donde parece que se concentran todos los crimen de la humanidad. Y la eterna guerra entre el bien y el mal representado en la figura de uno de los personajes mas grandes que ha dado la televisión moderna: Vic Mackey.

Vic (interpretado magistralmente por Michael Chiklis, actuación que le valió un Emmy por mejor actor dramático) es el líder del "Strike Team", grupo formado por 4 policías quienes atacan de forma directa y contundente a los peores criminales en Fargminton. Claro, no podemos decir que ellos son precisamente "buenos", pero cumplen a capacidad su labor de mantener el orden, sacando como provecho la corrupción, manipulación, robo e inclusive el asesinato.

Veremos los casos mas extraños e impactantes; desde asesinos y violadores de ancianas, cortadores de pies, coleccionistas de semen, robos a trenes con dinero, bombas, persecuciones y traiciones esperan al espectador de esta serie.

Es una historia de redención y de busqueda del autoperdon reflejada en el personaje de Mackey. El viaje de un hombre que busca infructuosamente reparar sus errores del pasado. Todo esto envuelto en unas acciones, intrigas y dinamismo sin precedente.



Lo mejor:

- Lo trepidante y veloz de la serie.

- La crudeza de los criminales.

- La corrupción de los "buenos" (y nuestra extraña simpatía por ellos).

- Los secundarios: A mi en lo personal me gusta mucho el personaje de "Dutch" Waggenbach. Hubiese sido un excelente un “Spin Off” de una serie basado en el.

- Vic Mackey. Es uno se esos personajes que juegan entre el bien y el mal... pero que los adoramos. Son los famosos "Bad ass", como los conocidos Tony soprano o Dexter Morgan. Nadie quiere hincharles la pelotas a estos tipos.

- Las estrellas invitadas de la 5ta y 6ta temporada: Glenn Close y Forest Whitaker. Invitados de lujo con actuaciones espectaculares.

- El suspenso, las intrigas, las traiciones, y los giros inesperados de la trama.

- Un final muy adecuado al estilo de la serie.

__________________________

Evidentemente estas son series que ya han terminado. Hay muchas otras que veo actualmente que es muy probable que varias en el futuro desplacen a algunas de aquí.

Pero el caso es... que si alguien quiere ver alguna serie... siga mis consejos....

Tendrá horas y horas de buen entretenimiento …y de seguro aprenderá algo nuevo.

No hay pérdida.


_________________________________


Resto del Top Ten:

  1. Oz.



  2. House M.D



  3. The West Wing




  4. Picket Fences.



  5. Boston Public.



    ______________________

    MIS OTROS BLOGS









martes, 4 de septiembre de 2012

¿Por qué los jamaicanos corren tan rápido?

Durante muchos años, las pruebas de velocidad, al menos en los Juegos Olímpicos, Estados Unidos y medalla eran sinónimos. En los cien metros lisos masculinos consiguieron 16 de los 25 oros que se repartieron entre 1896 y 2004. En los 200 metros, su dominio fue ligeramente superior, consiguiendo hasta 17 oros en el mismo periodo. En total, esas dos fechas consiguieron 36 medallas en los 100 metros masculinos, 44 en los 200 metros masculinos (incluyendo cuatro podios completos),. En mujeres, la cosa estuvo más repartida, ya que las norteamericanas consiguieron 9 oros en los cien metros y 5 en los 200 metros. En total, 16 medallas en los 100 y 8 medallas en los 200 metros, aunque bien es cierto que en hombres se corren estas distancias desde 1896 y en el caso de las mujeres, los cien metros se corren desde 1928 y los 200 desde 1948, lo que nos daría una cantidad bastante menor de medallas. Si hablamos de los relevos 4x100 (la prueba relevista de velocidad por excelencia, con permiso de los 4x400), Estados Unidos consiguió 15 oros para un total de 17 medallas en la categoría masculino hasta 2004 y 9 oros para un total de 13 medallas en la categoría femenina.